FANDOM


A Poirot no le interesa investigar ninguno de los casos que aparecen en los periódicos y sobre los cuales Hastings trata de atraer su atención. Sin embargo, se ve en un aprieto cuando recibe la visita de Mrs. Todd, quien está decidida a que investigue la desaparición de su cocinera. Con cierto humor, y para evitar incómodas discusiones, decide aceptar tan insignificante caso.

Los hechos: Eliza Dunn, una mujer de mediana edad, desapareció de casa de los Todd, en Clapham, en la que trabajaba como cocinera, sin dejar ni rastro salvo por un mensaje en el que solicitaba que le hicieran llegar su baúl con todas sus pertenencias. Entrevistando a la doncella de la casa, Poirot descubre que el baúl ya estaba cerrado y embalado el mismo día de la desaparición de Eliza, lo que significa que ella ya había planeado irse, a pesar de lo apresurado de su marcha. El otro ocupante de la casa es Mr. Simpson, inquilino de los Todd.

Varios días después, Eliza se presenta en casa de Poirot y le cuenta que su precipitada marcha se debe a que el día de su desaparición recibió una cuantiosa herencia, condicionada esta todo a que la aceptara inmediatamente y no volviera a trabajar en el servicio doméstico. Todo esto le fue comunicado por un hombre que la abordó en la calle mientras ella regresaba a casa de los Todd una noche, y que le explicó que el legado procedía de una amiga de su abuela. Ante lo apremiante de la cláusula, Eliza había cogido inmediatamente el tren y un par de días después, recibido sus pertenencias desde Clapham. Finalmente, Poirot da con la clave del misterio, demostrando que no hay caso pequeño, por insignificante que éste parezca en un principio.