FANDOM


Poirot le habla a Hastings del único caso que no fue capaz de resolver: la repentina muerte de Paul Déroulard, diputado francés residente en Bruselas. Era viudo, su joven y rica mujer había fallecido años atrás. Poirot se encontraba de vacaciones cuando recibió la visita de Mademoiselle Virginie Mesnard, prima de Madame Déroulard, quien le convenció de que la muerte de Paul no fue natural. Vivían con Deloulard cuatro sirvientes, su anciana madre, la propia Mademoiselle Mesnard y, dos huéspedes: Monsieur de Saint Alard y John Wilson.

Poirot comenzó a investigar la comida que se sirvió la noche en que murió Déroulard pero no encontró nada. Examinando el estudio donde tuvo lugar el fallecimiento, Poirot descubrió una caja de bombones, y supo que Déroulard solía comer algunos después de cenar. Hablando con el médico, supo de algunos venenos que pudieran haber sido introducidos en los bombones de forma que causaran la muerte de Déroulard.

Poirot seguirá llevando a cabo sus pesquisas, pero antes de llegar a una conclusión sobre la identidad del asesino, éste se le adelantará.